La moda de los Casio

La moda de los Casio

Parece mentira que en pleno 2017 con la de tecnología que existe, se sigan fabricando y vendiendo los míticos Casio de los años 80. Se han puesto de moda y a la gente les encantan. Lo cierto es que son unos relojes duros a morir. Todos los que crecimos en esa década tuvimos uno de ellos. Llegó un momento donde casi para la mayoría de la gente tener un reloj y un Casio eran la misma cosa.

Los había de todos los tipos, a mí por ejemplo me encantaba el dorado, aunque era un poco más de gente mayor y tuve que optar por el plateado. Todavía recuerdo aquel dorado que tenía mi padre y que era una preciosidad, lástima que se le perdiera en la playa.

Después fue pasando el tiempo y parece que la fiebre por los relojes digital pasó a los relojes de manilla de toda la vida, pero con estilo deportivo. Relojes con dos o tres esferas y con muchas características. Supongo que la gente se cansó, pero ahora están de vuelta y han venido con fuerza.

El caso es que siempre han sido unos relojes la mar de prácticos, duraderos y que cumplen su función. Parece que sean una respuesta a la digitalización constante que vivimos y quizás a la sobredosis que tuvimos en las dos últimas décadas de los relojes de manillas y esferas por doquier.

Ahora que se acercaba mi cumpleaños, me apetecía darme un caprichito y estuve mirando modelos por la red. Una tienda que me gustó fue la web de Mvjoyeros.es. Contaban con un catálogo extenso y de muchas marcas, pero yo tenía claro que tipo de reloj es el que quería y el color tenía que ser el dorado.

En cuanto lo vi, me puse a registrarme y a realizar el pedido. Gracias a dios son unos relojes bastante asequibles por precio, algo que hace posible que uno pueda comprárselo sin dejarse una fortuna. Así que compré el reloj y en pocas horas lo tenía en mi domicilio y ahora voy más chulo que un ocho.

Mi madre cuando lo vio se echó a reír, se acordaba de lo mucho que me gustaba ese tipo de reloj y la de veces que miraba a mi padre o le decía que me dejara ponerlo cuando era pequeño. Al final lo conseguí y estoy tremendamente contento de ello.

Dirán lo que quieran, pero yo soy de esas personas que cada vez opto por comprar online, me evito colas y esperas, por no decir el acoso que algunos vendedores, sobre todo de las pequeñas tiendas tienen. En el caso de los relojes, muchas relojerías los tienen cerrados o en una vitrina detrás del mostrador.

Es de suponer que no los dejan más expuestos por seguridad, pero a mí, personalmente me incomoda tener que estar pidiendo que me enseñen este o el otro cuando preferiría mirarlos libremente. Debo ser yo que soy un raro. Ahora comprando online, tampoco los puedo ver in situ, pero los puedo mirar tranquilamente y si lo deseo tengo el reloj o el artículo que sea en unas horas o días en casa.