La seguridad es tranquilidad

La seguridad es tranquilidad

Cuento con un negocio de Car Audio en Granollers. Estamos especializados sobre todo en Gps, buenos equipos de música para el coche y entretenimiento. Es un mundo que siempre me ha apasionado. Aunque se asocia mucho, sobre todo hace años, con el mundo del tunning, lo cierto es que en mi caso siempre me ha gustado tener un coche que no llamase mucho la atención por fuera, pero que por dentro fuera una maravilla.

La mayoría de mis clientes tienen coches de gama media o media/alta, pero no quien renunciar a tener todas las prestaciones a nivel multimedia que ofrece actualmente el mercado. Algunas veces, sí que ocurren casos, donde tienen que hablar con el cliente porque quiere hacer atrocidades en su coche.

Como soy mi propio jefe, puedo permitirme ese lujo de ser sincero. No es ni medio normal que tengas por ejemplo un Mercedes clase de mediados de los 70 y le quieras poner un equipo multimedia de 2017 la verdad. Por poder se puede, pero para los puristas, donde me incluyo, es una oda al mal gusto.

Alguna vez me ha tocado algún cliente que se lo ha tomado a mal, pero otros muchos han preferido valorar la honradez de alguien que prefería perder unos euros y no atender unas peticiones que no tienen sentido. Otras veces lo agradecieron, pero siguieron con su idea.

Sea como fuere, lo más importante es respetar las opiniones de todo y satisfacer las inquietudes del cliente que para eso nos paga.

Como decía al principio el negocio va muy bien, pero necesitábamos como todo negocio cumplir con una serie de medidas de seguridad y entre ellas estaban los extintores de incendios. Este tipo de medidas hace años se llevaban de aquella manera. Ya podéis imaginar, típicas revisiones de extintores que rara vez se hacían y que muchas veces se hacía la vista gorda.

Todo eso ha ido cambiando y ahora, por fortuna, se suele llevar a rajatabla. Nosotros teníamos el local desde hacía unos meses y aunque sabíamos que estaba cerca la revisión de todo el sistema de extintores y demás, lo afrontamos con tranquilidad.

Abrir un negocio no es fácil

Sinceramente, bastante tiene un con todo el jaleo burocrático de montar un local como para andar preocupándose en exceso. Es el caso de preocuparse por el puente cuando toque pasarlo. Pues nos tocó pasarlo y tuvimos que buscarnos la vida para encontrar unos profesionales.

Antes íbamos a las páginas amarillas y ahora solo necesitas teclearlo en google para que aparezca lo que buscas. Nos tocó ir haciendo criba y al final decidimos llamar al primero de la lista, extintores balsamar. Les comentamos todo lo que necesitábamos y nos respondieron raudos y veloces. Al final nos terminamos decidiendo con ellos y les invitamos a que vinieran a echar un vistazo al local para ver si cumplía con toda la normativa vigente en cuestión. Pensamos siempre que lo mejor es siempre trabajar con los mejores. La impresión que nos dieron al ver su página y las opiniones que había de ellos en Internet hicieron más fácil la decisión.

En dos días les teníamos haciendo un análisis exhaustivo de todo nuestro negocio e instalando los extintores que queríamos tener para que no tuviéramos problemas en caso de que viniese un revisor de la administración. Además, seamos sinceros, con la cantidad de dinero que tenemos en nuestro negocio invertido, está bien irte para tu casa sabedor de que al menos tu negocio está al día en cuanto a seguridad se refiere.

Son inversiones que un principio parecen caras y no apetece hacerlas, pero como me dijo el técnico de extintores balsarmar, cuando vienen mal dadas uno se acuerda de aquel extintor que no quise arreglar o pasé de hacer un análisis pormenorizado de mi negocio. Un buen profesional debe recordarte esto.

Esto es lo que te recomiendo, sigue la legislación y que en tu negocio siempre entren a trabajar con él, empresa que de verdad tengan experiencia como nosotros tuvimos con extintores balsamar. Una empresa que no dudamos en recomendar a todos nuestros clientes. Con nosotros hicieron un trabajo estupendo y es nuestra obligación no solo valorarlo, sino que otras personas se puedan beneficiar de un trabajo serio y concienzudo como hicieron.