Cómo se elige un despacho de abogados

Cómo se elige un despacho de abogados

Todas las empresas, con independencia del tamaño que tengan precisan contar con consultoría legal, incluidos los comercios de toda la vida. Por todos estos temas adquiere una importancia grande la elección de forma atenta del despacho de abogados ideal al que poder acudir. Si se producen errores al elegir, como nos dicen los profesionales de bufete albanés, todo ello puede hacer que se pierda dinero, además de necesitar tiempo extra para que se vuelvan a organizar los contactos.

Vamos a ver una serie de errores que se hacen al elegir abogado y así seguro que vas a saber cómo elegir el despacho de abogados:

Contratación de un abogado antes de tiempo

Hay empresas, como el caso de las startups, que lo que hacen es caer en el error de la contratación de un abogado antes de conocer el motivo por el que van a precisar de su asistencia. Antes de que se elige bien, es necesario tener algo de experiencia en ello, hablando con un tutor o mentor, o incluso se puede tratar con juristas de dilatada experiencia que hayan dejado la profesión para elegir el camino de la consultoría.

De igual forma, se debe evitar que el abogado realice los trabajos que podríamos hacer nosotros, caso de las investigaciones, analizando las páginas de cara a saber si la actividad precisa de una serie de actuaciones. Nuestra recomendación es que los empresarios nuevos puedan permitirse al menos 6 meses de investigación antes de optar por la contratación de un despacho de profesionales de la abogacía.

Contratación de un abogado con experiencia por amistad o parentesco

Bastantes personas llegan a cometer el error de recurrir a antiguos compañeros laborales, pese a que no lleguen a tener la debida experiencia para dar un buen servicio en el campo de la abogacía. Expertos dicen que, si contratamos a un abogado carente de experiencia en el sector, hay altas probabilidades de que no pueda conocer los diversos matices en materia de ley, lo que puede determinar una serie de errores que harán desconfiar a los inversores. De cara a poder evitar situaciones incómodas, una práctica buena es solicitar consejos a diversos otros empresarios del sector, aquí es recomendable hacer las mismas preguntas a los abogados y poder ir comparando las respuestas en este sentido.

El pensamiento de que el que sea más grande y tenga más prestigio va a ser buen profesional

Los empresarios que tengan menos experiencia puede que los bufetes de gran tamaño les parezcan mejores, pero no debemos olvidar que esto implica un coste alto y que se van a ver asignados a un profesional inferior, puesto que los de más experiencia lo que hacen es trabajar con empresas de mayor tamaño.

Puede que sea mejor optar por bufetes de menos tamaño que también pueden ofrecer profesionalidad y una experiencia de lo más interesante.

En el caso de que la empresa tenga un tamaño de suficientemente grande, es posible elegir uno de mayor tamaño frente a otras problemáticas de mayor complejidad en su gestión, pero hacerlo antes de tiempo tienen sus riesgos

No se negocia la remuneración

Aquí hablamos de una materia de lo más tradicional como puede ser la abogacía a la hora de que parezca inapropiado la negociación de la remuneración. El caso es que, pese a que las personas que se tengan delante es un abogado, considerando que se contrata a un profesional que sea autónomo. Por todo ello, puede ser bueno el hecho de que se negocie la remuneración cuando se produce la contratación, habiendo un buen número de acuerdos sobre la forma en la que se realiza la remuneración, la facturación por horas, precio global en cuanto a la prestación, etc.

Consideración del abogado como solo un abogado

Cuando se opta por elegir a un determinado abogado, lo que se decide es por un profesional bueno que tenga competencia en diversos ámbitos y que acumule experiencias en distintos sectores, con una visión mundial que pueda ayudar a que crezca la empresa.

Antes de que se elija, es bueno intentar comprender si la persona cuenta también con contactos de utilidad respecto de otros profesionales. Para las empresas los abogados pueden terminar pasando a ser un asesor experto y facilitan el que se hagan ideas de empresa y lograr objetivos beneficiosos y crecimiento.

Esperamos que te haya parecido bastante útil el artículo y si te ha parecido así, no dudes en compartirlo con otros compañeros, amigos o familiares, para que así se pueda elegir un buen despacho de abogados.

Deja una respuesta