La última moda de las piscinas

La última moda de las piscinas

A veces la vida te sonríe, y si es en forma de un premio de Euromillones, pues muchos más. Un buen pellizco en el sorteo del viernes me permitió darme unos cuantos caprichos, y uno de ellos fue el de construir una piscina en el chalet que tengo en el pueblo. Cuando me puse en contacto con Piscinas DTP comprobé lo que había evolucionado este sector en los últimos años. Supongo que en mi mente solo estaba la famosa piscina que todos teníamos en los pueblos. Es decir, más larga que ancha y listo.

Pues no, afortunadamente este sector también se reinventa y solo hay que echar un vistazo a su catálogo para comprobarlo. Yo en mi caso, como el bolsillo me lo permitía, me di el gustazo de comprar el último grito en piscinas, el modelo Kerapools. Y es que, lejos del antiguo concepto de piscinas prefabricadas, ahora nacen las piscinas cerámicas.

Es decir, se reinventan y aprovechan todos los beneficios de sus predecesoras, pero aumentan las propiedades y la estética con materiales minerales que logran una estética única y sobre todo, que duren mucho más tiempo. La composición de la piscina cerámica es mineral y polimérica. La naturaleza mineral aporta una gran resistencia al rayado y la abrasión muy similar a la del diamante. Y es que, uno de los principales problemas es que con el sol o con la dilatación, se acaba rajando. Y más si vives en una provincia como Valladolid, donde la oscilación térmica es muy grande.

La investigación ha permitido diseñar un nuevo material compuesto de un alto porcentaje de carga mineral, que ha conseguido combinar en un material único las propiedades del PRFV y las rocas ígneas. Y esto es lo que da como resultado, una dureza que podría compararse con la del diamante, lo que le convierte en algo más que una piscina. Se trata de una joya para su jardín, un lujo a su alcance. Vamos, que en la mano no llevo un diamante pero siempre las digo a mis amigas, que lo tengo en casa.

La más bonita del mundo

shutterstock_160490228reducida

Lo consideran la piscina más bonita del mundo, y puede ser. Su aspecto es liso y, sobre todo, muy agradable al tacto gracias a las resinas especiales que contiene. Al contener material extraído de rocas naturales, se puede observan los diferentes colores que alcanza debido a los diferentes efectos de la luz sobre las mismas. Cuando organizó alguna fiesta por la noche y enciendo las luces, la verdad es que es una auténtica gozada. Mis amigas se quedan con la boca abierta al comprobar la variedad de colores que existen.

La verdad es que estoy más que contenta con la compra de esta piscina. Dicen que el dinero no da la felicidad, pero en mi caso, lo que ha servido es para fortalecer mi confianza. Y es que, aunque es una historia larga de contar, me sirve para aumentar mi autoestima, y para ayudar en una rehabilitación que tengo que hacer en mi pierna, después de un accidente. Y es que los ejercicios en el agua son vitales para mi recuperación.

Si podéis daros el capricho de tener este modelo de piscina, os lo recomiendo de corazón.