Los españoles queremos usar la biometría como método de pago

Los españoles queremos usar la biometría como método de pago

Los españoles somos a veces muy desconfiados. Si incluso para arreglar nuestro coche preferimos a veces tirar de la empresa de recambios online Reparatelo.com para que ningún mecánico nos haga una chapuza que nos pueda salir más cara, qué vamos a contar a la hora de hacer pagos con la tarjeta de crédito. De hecho, según un reciente estudio de Visa, los consumidores desean usar la biometría cuando realizan un pago, especialmente cuando se integra con otras medidas de seguridad para asegurar la identificación del titular de la cuenta de la que sale el dinero.

Así, casi tres cuartas partes de los entrevistados (por encima del 70 por ciento) consideran que la autenticación de dos factores, en la que se utiliza la biometría junto a un dispositivo de pago, es una forma segura de confirmar al titular de la cuenta. La autenticación de dos factores incluye un objeto que uno tiene, como por ejemplo una tarjeta o un dispositivo móvil; algo que uno es, como la biometría o algo que tú sabes, que podría ser un número PIN o una clave. Cuando se observan los diferentes métodos de pago, bien pagando desde casa o en la tienda, más de dos tercios (68%) quieren usar la biometría como método de autenticación de pago. En el caso de España, este porcentaje sube al 71%. Los comercios online son los que saldrían más beneficiados, ya que casi un tercio de los consumidores (31%) no se animan a comprar online porque consideran insuficientes las medidas de seguridad existentes en la actualidad, algo que está cambiando poco a poco, ya que es un sector donde están empezando a subir las ventas debido a la mayor confianza del consumidor.

Al comprobar los beneficios de la autenticación biométrica (el proceso que valida la identidad de una persona mediante la medición de una característica específica intrínseca a un individuo como las huellas digitales o patrones del iris ocular), la mitad de los europeos (51%; 58% en el caso de España) afirma que la autenticación biométrica para los pagos podría crear una experiencia de pago más rápida y más fácil que los métodos tradicionales. Del mismo modo, un tercio (33%; 38% en España) consideran que la autenticación biométrica significa que sus datos estarían a salvo, incluso si el dispositivo se perdiese o fuese robado.

A medida que se avanza hacia el futuro, los consumidores tendrán un mayor número de opciones a la hora de pagar. Al igual que el comportamiento de pago cambiará dependiendo de dónde se encuentre y desde qué dispositivo está comprando, los métodos de autenticación tendrán que ser apropiados a cada situación. Mientras que las formas biométricas de autenticación ofrecen oportunidades significativas para lograr el equilibrio adecuado entre la comodidad y la seguridad, estas no son las únicas opciones. En el futuro veremos un compendio de soluciones que dependerán del proceso de compra.

La huella dactilar, el sistema preferido

La discreción y la familiaridad con los formatos biométricos son factores importantes para su adopción. Con la llegada de los pagos móviles, el reconocimiento de las huellas dactilares se considera como la forma más aceptada de pago biométrico por ser fácil y segura. Cuando se pone el foco únicamente en la percepción de seguridad de las tecnologías biométricas, el 81% de los consumidores ve el sistema de huellas digitales como el método más seguro, seguido de la exploración del iris ocular (76%). Esta es la razón por la cual más de la mitad (53%) expresan una preferencia por las huellas digitales sobre otras formas de autenticación biométrica cuando éstas se usan para el pago.

Por otro lado, dos tercios de los consumidores europeos (67%; el 58% en España) reconocen la importancia de la seguridad para proteger su identidad y consideran necesario que las nuevas formas de autenticación alcancen un equilibrio entre velocidad y seguridad. La autenticación biométrica se valora casi igual en las transacciones en persona, en donde la velocidad es una prioridad, como en las transacciones online. Esto se refleja en los siguientes resultados del mercado español: el 50 por ciento desea utilizar la autenticación biométrica en el transporte público; al 51 por ciento le gustaría utilizar la autenticación biométrica cuando paga en un bar o restaurante; el 50 por ciento quiere usarlo para las compras en supermercados, cafeterías y en puntos de venta de comida rápida; el 44 por ciento de los españoles entrevistados desea utilizarlo para las compras online; y el 44 por ciento para pagar descargas de contenidos.