Regalos útiles para personas prácticas

Regalos útiles para personas prácticas

El pasado mes de agosto mi novia estuvo de cumpleaños y quería regalarle algo útil, algo que necesitase y no cualquier cosa. Marta, no es demasiado consumista, no le gustan nada las joyas o los vestidos caros, y mucho menos las flores arrancadas de la tierra para adornar un jarrón.  Marta no usa maquillaje, no le gusta el café, apenas cocina. En cuanto a las nuevas tecnologías, le interesan, lo justo, porque son útiles, fuera de ahí, pasa bastante del tema. Le gusta el cine, la lectura y el arte, pero ese terreno ya lo tengo muy explotado. Este año tengo que ser un poco más original. Así que tenía que pensar muy bien cuál era el regalo para ella, algo que quería comprar, pero debido a su ajetreada agenda y a su falta de ganas, no había podido hacer aún. Marta odia las compras y los regalos inútiles. Menuda comedura de olla tenía, si no acertaba, me pondría esa cara típica suya de, “gracias amor, pero pareces tontito, yo esto no lo quiero para nada…” Algo desagradecidilla también es, la pobre…

Agobiado de dar vueltas y vueltas me fui a casa me senté en el sillón y comencé a buscar tiendas online, a ver si me daban alguna buena idea para mi regalo, ya estaba cansado de caminar y sin ningún resultado. Y entonces apareció ante mis ojos, la solución, una lencería online, que dispone de una amplia gama de ropa interior tanto para mujeres como para hombres. Pero lo que más me llamó la atención fue su enorme colección de sujetadores reductorestrabajan sólo con marcas de alta calidad como se puede comprobar en su  catálogo, entre los que destacan los mejores modelos de sujetador reductor de chantelle y de triumph. Tener el pecho muy grande, puede provocar en muchas mujeres problemas de espalda, tal era el caso de Marta. Por fin había dado con el regalo perfecto.

Marta tiene el pecho de un tamaño considerable, pero esto no le acompleja en absoluto como ocurre con algunas mujeres, es más, le encanta su cuerpo, pero sí es verdad que le causa a veces algunos dolores de espalda, sobre todo cuando utiliza sujetadores que no agarran bien. Un buen sujetador reductor ayuda a las mujeres con una talla grande de sostén a aliviar las molestias , que a menudo son posturales, aunque en algunos casos se deben al exceso de peso de los senos, aportando más agarre que el que ofrecen los sujetadores convencionales. De esta forma el pecho lucirá bonito y firme a la vez que te proporciona una reconfortante sensación de seguridad. En el pasado, los sujetadores reductores cumplían su función, pero eran feos. Actualmente esto ha cambiado, el mundo del sujetador reductor ha sufrido una verdadera revolución, pudiéndose encontrar en todos los colores y formas y con unos diseños sexys y divertidos, que harán sentir cómoda y atractiva a cualquier mujer.

Pecho grande y dolor de espalda

Tener los senos grandes guarda relación directa con los dolores de espalda, que en muchas ocasiones, están causados por las posturas que adoptan muchas mujeres por vergüenza y complejo de pecho. Desgraciadamente vivimos en una sociedad obsesionada por la apariencia, una sociedad que juzga a las personas por su aspecto externo, ignorando lo que cada una guarda en su interior. Las mujeres con senos grandes se sienten observadas a menudo y esto es incómodo para ellas, por lo que muchas veces, tratan de esconder sus bonitas formas.

En muchos casos las mujeres optan por la cirugía, pero esta drástica solución sólo es recomendable en los casos más extremos, en los que el peso del pecho es excesivo, provocando, entre otras cosas, que la espalda se tuerza. Además, hay estudios que demuestran que existe una relación entre la cirugía reductora de senos y el cáncer de mama. Otro indeseable efecto secundario derivado de este tipo de cirugía, es la pérdida de sensibilidad en los senos y problemas durante la lactancia. Debido a que esta práctica trae consigo ciertas consecuencias negativas, se aconseja recurrir a ella sólo en el caso de ser absolutamente necesario.

Recuerda que un buen sujetador reductor a tiempo reduce considerablemente el riesgo de sufrir problemas de espalda en el futuro.