Saber limpiar bien un local comercial es vital a la hora de atraer nuevos clientes

Saber limpiar bien un local comercial es vital a la hora de atraer nuevos clientes

Hoy en día la tecnología ha avanzado tanto que ya tenemos incluso herramientas para poder detectar de dónde vienen los malos olores en nuestras viviendas o locales comerciales. Y es que, en este sentido, las pruebas con humo para detectar el mal olor han supuesto un gran avance y alivio para muchos comerciantes y residentes, quienes ven como la tecnología les está ayudando a superar una situación realmente desagradable.

Y es que los malos olores nos generan a todos rechazo, ya sea en nuestra casa, en el gimnasio o cerca de una granja que, de por sí, sabemos que va a oler. Pero si a alguien afectan de verdad es a los comerciantes, quienes en algunos casos tienen incluso que optar por cambiar de local puesto que la clientela ya no quiere ni entrar. Y es que ser comerciante o emprendedor no es fácil y menos si por causas ajenas a ti tienes malos olores en el local que generan rechazo a los potenciales clientes.

Así, en la actualidad, y en esto vosotros estaréis de acuerdo con nosotros, uno de los problemas más comunes en los locales comerciales, además de que no concuerden con nuestros gustos, son los malos olores. En este sentido, si ya desde la entrada detectamos un mal olor, lo más probable es que directamente no entremos al local, aunque pocos sepamos que, normalmente, esto es producido por diferentes causas, siendo la principal es la mala ventilación del local. No obstante, para que esto no os ocurra, a continuación, os queremos mostrar cómo es posible eliminar o prevenir este problema:

  • Lo primero que hay que hacer es detectar el origen: si es por la mala ventilación del local, problemas de tuberías y cañerías, o si proviene de los baños, entre otros.
  • Es muy importante realizar una limpieza a fondo del local, puesto que esta es la primera medida para solucionar y eliminar los malos olores. En este sentido, es vital hacer limpieza integral de suelos, paredes, baños, mobiliario, etc., si bien, estos trabajos deben realizarse de forma diaria para evitar que se acumule la suciedad en el local. Además, para este tipo de tareas, es muy importante optar siempre por productos de primera calidad y, si no tenéis un proveedor de confianza o no estáis contentos con el vuestro, nosotros os recomendamos que os pongáis en manos de Meprolim, puesto que ellos conocen de primera mano el sector de la limpieza y saben mejor que nadie que necesita cada local para poder brillar como el primer día.
  • Otra medida de prevención es utilizar neutralizadores de malos olores y estos se suelen utilizar en zonas comunes o baños, ya que es donde se concentran los peores olores. Estos sistemas contienen agentes activos que reaccionan frente a la presencia de moléculas causantes de los malos olores, descomponiéndolas y eliminando la concentración del olor en el local.
  • No se recomienda utilizar ambientadores, ya que no suelen ser efectivos porque enmascaran el problema y no contribuyen a eliminarlos.
  • Es importante realizar limpiezas diarias y favoreciendo la circulación y renovación del aire.

Los suelos pegajosos, otro punto clave a tener en cuenta

A todos nos ha pasado que más de una vez al entrar a un local, como una tienda de ropa o una gestoría, hemos notado como la suela de los zapatos se pega al suelo y este está pegajoso. Es una sensación, sin duda alguna, desagradable y es debida a la alta acumulación de azúcares en los líquidos que son derramados. Así, aunque esto puede parecer una limpieza simple, realmente es difícil eliminar de forma definitiva estas manchas en el suelo. Por ello, entre otras soluciones, nosotros os recomendamos que optéis por utilizar agua caliente para limpiar el suelo del local y disolver en el cubo un poco de limpiador de suelos. El agua caliente remueve mucho mejor la suciedad que la fría y más en superficies pegajosas.

Tras ello, es importante humedecer la zona y acabar limpiando el suelo. Una vez hecha esta acción, puede parecer que el suelo está limpio completamente, pero, la sensación pegajosa es probable que no se haya quitado. Para ello, vaciaremos el cubo y lo llenaremos de agua caliente y medio vaso de amoniaco de uso doméstico, o lo que es lo mismo, unos 100 ml. de producto. Limpiaremos la zona de nuevo y frotaremos con fuerza. Además, para conseguir un acabado perfecto, debemos volver a llenar el cubo de agua caliente, añadir vinagre blanco y volver a limpiar la zona ya que solo de esta forma es como realmente lograremos que el suelo quede reluciente.