Ahorra en repuestos para tu coche acudiendo solicitándolos al desguace

Ahorra en repuestos para tu coche acudiendo solicitándolos al desguace

En cuanto a lo que economía se refiere el horno no está precisamente para bollos. Si antes enseguida nos comprábamos unas botas nuevas cuando veíamos que las nuestras ya no estaban en perfecto estado, ahora directamente buscamos un zapatero que pueda ponerles unas tapas y las aprovechamos para otro invierno más. Hemos aprendido a economizar, y a través de mi experiencia voy a contaros cómo hacerlo también con el coche tirando de la búsqueda de piezas en desguaces tan grandes y tan importantes como Fotingo.

Y es que estamos hartos de oír hablar estos días de que si nuestros coches contaminan mucho, que si están muy viejos, que si se va a restringir el tráfico, que si a partir de 2020 la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, no dejará pasar los coches de combustible diésel al centro de la capital… Muchas cosas, pero en realidad, ¿quién paga todo esto y a qué se debe? Pues lo paga el consumidor, y no es quien tiene la culpa.

taller

En los desguaces podemos encontrar piezas originales en perfecto estado y mucho más económicas.

Durante años hemos sido espoleados con nuestro dinero público y nos han metido en una crisis financiera de la que la mayor parte de las familias no hemos sido más que víctimas, y es una de las grandes razones por las que nuestro parque móvil ha envejecido. ¿Acaso hay algo de malo en que unan familia prefiera llegar a fin de mes, amortizar su hipoteca o simplemente comer en lugar de cambiar de coche cada cinco años? Sinceramente, no es un delito. Vivimos en condiciones precarias y con pagar las facturas es casi suficiente. Renovar el coche es algo que pasa totalmente y con razón a un segundo plano. Es más, y renovarlo no siempre equivale a comprarnos uno de paquete recién salido del concesionario, qué va, a veces con encontrar uno de segunda mano y asequible a través de internet ya hemos hecho un gran gasto.

Pues bien, un consejo para seguir ahorrando en esta partida que es tan necesaria en muchas casas donde los miembros deben usar el coche para ir trabajar, o directamente trabajan gracias a él, como puede ser el caso de algunos autónomos, es acudir a los desguaces para buscar piezas de repuesto en lugar de comprar las originales y nuevas.

La mayor parte de los desguaces cuentan ya incluso con su propia página web donde poder buscar aquellos repuestos que nos hagan falta y recibirlos cómodamente por correo en nuestras casas. No es ni necesario tener que desplazarnos o guardar colas en estos establecimientos. Desde un retrovisor que te hayan robado mientras lo tenías aparcado hasta una defensa que te hayan golpeado o incluso los tapones de aire de las ruedas o la radio para el coche, en los grandes desguaces como Fotingo, en Canarias, puedes encontrar todo este tipo de piezas a un precio mucho mejor que si las comprases en la casa. Y eso sí, siempre en buen estado, porque de no ser así serían desechadas por el propio desguace.

Para que os hagáis una ideal del posible ahorro que podéis conseguir voy a contaros mi caso concreto. Hace unos años yo tenía un coche viejo, un Peugeot 205, con el que me di un pequeño golpe en un semáforo. El señor de delante arrancó y frenó de golpe cuando le apareció un imprevisto y a mí me pilló detrás acelerando y golpeándome contra él. Mi coche se dobló casi como un acordeón, y no quiero exagerar si digo que no iba ni a 30 kilómetros por hora.

Pues bien, llamé a una grúa y llevé el coche a la casa, donde me dijeron que casi era mejor que me comprase uno nuevo y tuvieron hasta la cara de pedirme que pasase dentro a ver nuevos modelos. Me decían que el arreglo podría suponerme unos 4.000 o 5.000 euros y que no merecía la pena con un coche así de viejo. Al oír esto hice unas fotos del coche y se las mandé a mi mecánico de toda la vida, quien, tirando de piezas de desguace pero en perfecto estado, me devolvió el coche arreglado y pintado al mes por poco más de mil euros. El coche estaba viejo, claro está, pero a mi bolsillo le venía mejor gastarse mil euros en ese momento que pagar un coche nuevo que seguro que no bajaría de diez veces esa cantidad.

Por eso desde aquí os recomendamos que miréis por vuestros bolsillos, igual que han debido de hacer muchos políticos en los últimos tiempos, y os hagáis con las piezas en un desguace y sigáis disfrutando de vuestros coches por muy viejos que estén, ya que son un gasto que nunca amortizaremos.

Deja una respuesta