El estilo nórdico está de moda para amueblar tu casa y aportarle más luz

El estilo nórdico está de moda para amueblar tu casa y aportarle más luz

Cuando recibes una visita no hay nada que hable más de ti que tu recibidor, por eso es importante elegir las piezas de mobiliario adecuadas. Yo me hice con las mías en Dismobel, una tienda por internet de muebles donde puedes encontrar mobiliario para todas las estancias interiores de tu casa, como pueden ser el salón, el comedor, el dormitorio o el recibidor, así como para el exterior, pues también tiene artículos de jardín. Y además, cuenta con artículos de decoración, como cuadros e iluminación.

Como os decía, el recibidor es la primera impresión que recibe tu amigo o visitante. Según sea su decoración estarás dando una imagen juvenil, actual, clásica, etc. de tu hogar. Asimismo, también influye el color de pintura o papel pintado que elijas para tus paredes, pues pueden transmitir tranquilidad, si son tonos pasteles, o energía, si son tonos fuertes. En un recibidor puede colocarse una gran variedad de objetos, desde un espejo, para darnos los últimos retoques al salir de casa, hasta un paragüero, una alfombra que dé calidez, un perchero de pie o de pared para dejar el bolso o la chaqueta al llegar, una bandeja o un platillo para dejar las llaves, un zapatero para descalzarnos al entrar, un jarrón con nuestras flores favoritas, preferiblemente flores frescas, una lámpara encima de un mueble, que podemos tener siempre encendida para darnos la bienvenida al entrar a nuestra casa o ese cuadro tan especial y esa escultura que tanto nos gusta. Hay infinidad de detalles para el recibidor, pero lo fundamental es que esté todo en orden.

Actualmente está muy de moda el estilo nórdico, que tal y como como su nombre indica procede de los países nórdicos (Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca), donde la falta de luz natural la mayor parte del año es una de las principales características de estos lugares, pues sus inviernos suelen ser muy largos y duros. Es por esto que sus muebles, paredes y decoración suelen ser muy claros y minimalista para potenciar la falta de luz, con colores neutros como el gris, el blanco, el arena y toda la gama de beis, que transmiten armonía, serenidad, relax, y sobre todo, luz y amplitud. Incluso el suelo suele ser también blanco. Para contrastar, la nota de color la suelen poner con algún accesorio, como son los cojines o los jarrones.

La naturaleza es otra de las claves de este estilo, pues la madera en su tono natural es la estrella, combinada con textiles como la lana, el lino, el algodón. Y los objetos vintage o los que se utilizan para otros fines para que los no fueron diseñados, como por ejemplo las maletas antiguas, que se convierten en objetos de almacenamiento, como si fuesen cajas.

Independientemente de cual sea tu estilo o tu gusto en decoración, lo importante es que sea una casa confortable en la que tú y tu familia podáis disfrutar y estar a cómodos y felices.