La limpieza en los hoteles, un factor primordial

La limpieza en los hoteles, un factor primordial

Según las diversas estadísticas publicadas sobre los factores que más valoran los clientes a la hora de contratar los servicios de un hotel figura casi siempre en primer lugar la calidad y la limpieza del servicio de habitaciones, seguido del precio, la localización del hotel, disponibilidad de las nuevas tecnologías, servicios extras, etc.

Al alojarnos en un hotel esperamos de entrada que el trato sea bueno dentro de la normalidad, del mismo modo que cuando los clientes entran dentro de la habitación siempre esperan encontrarse con una estancia limpia y perfectamente ordenada, pero todo puede cambiar si se encuentran con algún pelo en las sábanas de la cama o en la ducha, o incluso un pequeño bichito deambulando tranquilamente por la habitación. Entonces, la duda y la sensación de falta de limpieza los invadirá y posiblemente descarten ese hotel para una próxima ocasión, porque siempre la primera imagen es lo que cuenta.

Varias son las áreas en las que pueden estar divididos los trabajos del servicio de limpieza de un hotel, por ejemplo:

  • Limpieza de zonas comunes, entrada y salida de clientes.
  • Limpieza de habitaciones.
  • Limpieza e higienización de zonas de spa y gimnasios.
  • Servicio de lavandería o control del servicio de lavandería si esta es externa.

Centrándonos en el servicio de habitaciones, es importante que el personal realice siempre con una misma rutina y orden las labores a realizar, de esta forma estará seguro de no haber olvidado la limpieza de ningún rincón o haber dejado algo sin recoger. Como norma es importante dejar siempre la puerta abierta de la habitación para que todo el mundo sepa que se está realizando la limpieza, de este modo se evitarán malas interpretaciones o dudas sobre la actuación del personal. La rutina a seguir para la limpieza podría ser:

  • Apertura de ventanales para una correcta aireación y ventilación de la habitación.
  • Recogida de desechos que los clientes hayan dejado en las papeleras o tirados, y colocación de bolsas nuevas. En el caso de que los clientes se hayan dejado algún objeto olvidado enviarlo al servicio de depósito del hotel.
  • Retirar la ropa de cama y toallas usadas para su posterior envío al servicio de lavandería.
  • Hacer la cama con ropa lavada y planchada.
  • Limpieza del polvo del mobiliario de la estancia.
  • Limpieza del baño aplicando productos desinfectantes, así como cromados, espejos, mampara de ducha, etc.
  • Colocación de toallas limpias y productos de amenities en el lugar asignado para ello.
  • Comprobar que todas las luces, enchufes, ventanas, etc. funcionen perfectamente, en caso contrario dar aviso al servicio de mantenimiento.
  • Pasar la aspiradora y fregar el suelo de la habitación y el baño.

El personal de limpieza puede ser empleado fijo del hotel o una empresa externa la que realice este servicio. En este caso, una de las compañías más demandadas es Servinet, puesto que trabaja ofreciendo una respuesta inmediata y profesional y contando, además, con un gran nivel de mecanización, materiales homologados y un equipo profesional altamente cualificada y en formación continua.

Los clientes también pueden facilitar la labor del personal de limpieza con unos simples gestos, por ejemplo, si el cliente no desea que invadan su intimidad es importante hacer uso de la señal de la puerta que todos los hoteles tienen, así cuando esté durmiendo tranquilamente o simplemente esté descansando en la habitación nadie entrará si él no lo desea, o si desea que le cambien las toallas porque ya han hecho uso de ellas, no es necesario dejarlas tiradas en el suelo sencillamente con depositarlas dobladas encima del lavabo o en la ducha el personal de limpieza entenderá el gesto.

¿Cuáles son los principales contaminantes que podemos encontrar?

Una buena desinfección es importante para evitar que los agentes contaminantes se alojen en las instalaciones y contaminen las instalaciones, para ello se debe cambiar frecuentemente el agua cuando se limpia y emplear productos desinfectantes en alicatados, suelos, lavabos, duchas, etc. Los principales contaminantes que se pueden encontrar son:

  • La Legionella. La principal vía de acceso al cuerpo humano puede ser en este caso a través de la aspiración de partículas del agua de la ducha o lavabo, constituyendo un peligroso riesgo para las personas que resultan afectadas.
  • Los ácaros. Presentes en colchones, alfombras, moquetas, ropa de cama, etc. son microscópicos animales que se desarrollan por el polvo y se alimentan de células muertas, su residuo fetal produce efectos alérgicos.
  • Presente en lugares donde los niveles de humedad son muy altos, como baños. Algunas personas son sensibles a su presencia.

Deja un comentario