Aprovechando bien el viaje

Aprovechando bien el viaje

Esta Semana Santa aproveché los días de vacaciones para ir a esquiar a los Pirineos. Además que ha nevado,y bastante, todo al contrario que el resto del invierno. Para elegir la zona de esquí pensé también en algún lugar que tuviera entretenimiento, ocio y sobre todo muchas tiendas. Así que fui a Andorra, pues me habían dicho que esta lleno de tiendas y son bastante económicas. Me recomendaron la tienda Chamen, tenía todo tipo de aparatos electrónicos: desde GPS de última generación, pasando por los radares más modernos, hasta aparatos de música, reproductores de sonido…

LA PROFESIONALIDAD, ANTE TODO

Además los dependientes hablaban varios idiomas pues saben que es una zona donde viene mucha gente de distintas nacionalidades. Eso de los idiomas me hizo ver que ya algo de formación tenían los empleados. Me atendió un chico joven, muy amable y simpático. El chaval era todo un experto en cualquier tipo de aparato electrónico. Le dije que tenía un cierto presupuesto que quería gastarme en aparatos electrónicos que por supuesto fueran mas baratos que España, que merecieran la pena y sobre todo que me diese garantía en caso de avería en los primeros meses.

Él me dijo que si regresaba a mi ciudad y el aparato tenían algún tipo de desperfecto y estaba dentro de la garantía la misma tienda se encargaba de los gastos del transporte para su sustitución pero hizo mucho hincapié en que rara vez fallaban los aparatos. De hecho me dijo que allí mismo se podrían probar antes de llevarlo.

Otra cosa que me llamó la atención es que el chico me dijo que cosas merecían la pena comprar allí en Andorra. Y es que su intención es que me fuera satisfecho de la tienda pues cuando le preguntaba por algún aparato él me decía si merecía la pena o no; cosa que mostró una gran profesionalidad ya que podría engañarme y gastar el dinero rápido y esta claro que no ibas a volver a descambiar por la distancia.

Total, que el chaval se portó conmigo y mira que tuvo paciencia pues le preguntaba por todo y de todo. Sobre todo lo que mas me interesaba era donde pudiera haber diferencia económica con España.

El dependiente fue tan claro que hizo que me sobrara dinero y es que como ya dije antes su intención es que salga un cliente contento aunque no se haya gastado mucho dinero.

Una vez que hice la compra le dije que con lo que me había sobrado me lo gastaría en una tienda de moda y ropa, pues también en Andorra había muchas tiendas de ropa, sobre todo ropa de nieve, montaña y esquí. Él mismo me aconsejó a que tiendas ir, cuales eran las que merecía la pena y sobre todo económicamente en comparación con España.

Así fue, acudí a todas las tiendas que me había dicho y compré con lo que me quedaba de dinero. Compré ropa de moda de invierno con vistas al siguiente, además de complementos para la nieve y sobre todo para el esquí.

Allí mismo vi a unos amigos que también se encontraban de vacaciones y tenían el mismo problema que yo: quería comprar algún producto electrónico, así que por mi buena experiencia en la tienda llamada Chamen, les recomendé que fueran allí. Es más les dije que preguntaran por aquel dependiente joven que tan bien me atendió y que él mismo consiguió su principal objetivo: y es que fuese un cliente más, en este caso aconsejado por otro. Encima también tienen la tienda online, de modo que, es muy probable que siga adquiriendo artículos suyos.

Se pone en práctica que una buena atención recibida vale más que un cliente que compra y se marcha sin una buena experiencia.