Cinco consejos para pintar una casa

Cinco consejos para pintar una casa

¿Has pintado alguna vez tu casa? Pues es una de las cosas más reconfortantes que puede existir. Si lo has hecho alguna vez seguro que has comprobado que sirve para relajarte. Pero también, en ocasiones, pintar tu hogar sirve para cambiar el aura de todo. Es decir, para romper con una época que quieres olvidar o para dar la bienvenida a otra. El ejemplo lo tenemos cuando somos padres y llega a nuestra casa un bebé. Es el momento de pintar la habitación del más pequeño de unos colores que nos ofrezcan buen rollo y tranquilidad.

Pues bien, es el momento de saber unos consejos si te has decidido a pintar tu casa. Lo primero que tienes que saber es que necesitas paciencia y tranquilidad. Por lo que si vives solo o sola no hay problema, si convives con más gente tendrás que avisar porque esta es una labor de todos. Con estos consejos puedes pintar la casa como un profesional, bueno, quizás no tanto, pero puedes acabar muy satisfecho.

Planificar

Como en todas las cosas que arrancan, hay que crear una ruta a seguir, planificando todos los pasos que hay que dar. Lo primero que tienes que hacer es despejar al máximo las habitaciones. Si pintas primero la más vacía, te servirá para liberar el resto y facilitarte el movimiento. Tienes que hacerte a la idea de que esto nos puede llevar varios días, así que tienes que planificarlo todo bien. Mételo todo en cajas y no te olvides de poner qué es cada cosa. Por supuesto no te olvides de ir preparando la famosa cinta de pintor, masilla, lija, espátula, rodillo grande y pequeño, cubeta para rodillos, paletina, pintura y esmalte.

Elegir el color

Llega uno de los momentos más importantes, la de elegir el color. Para ello, te recomendamos que te pongas en manos de profesionales para que te asesoren. Solo hay que ver la gran cantidad de colores que hay en el mercado, en La Casa del Pintor en Murcia, se puede comprobar. Por eso, dependiendo de la idea que quieres, ellos te dirán qué color puede ir mejor. Puedes ver que disponen de una completa gama de pinturas y artículos afines que les hacen estar presentes en cualquier sector tanto a nivel profesional como particular. Si tienes dudas entre los colores, nuestra recomendación es la siguiente: haz brochazos en paredes en las que incida la luz de manera distinta y míralas a diferentes horas del día. Ten en cuenta que la pintura oscurece al secarse.

Protege los muebles

En ocasiones nos aferramos tanto a una ilusión que dejamos de lado otra. Es decir, estamos tan ilusionados con pintar nuestra casa que nos olvidamos de proteger los muebles del resto de la casa. Por eso, tenemos que usar la famosa cinta de pintor en zócalos en lugares como esquinas de techos, puertas y marcos que no sean de madera. Ahora bien, si son de madera, lo que tienes que hacer es pintarlos. No te olvides de desmontar los interruptores y si no sabes, pues ponlos cinta. En el suelo es mejor poner papel que cartón, porque el papel es flexible y repele más que el cartón. De esta manera evitarás tener disgustos cuando compruebes que tus muebles estén manchados de pintura o que han sufrido algún rozón.

No te olvides de abrir las ventanas

Una vez que hayas cumplido con tu labor como pintor, es el momento de que la pintura se seque y, a ser posible, pronto. Para ello tienes que abrir bien las ventanas. En el caso de la pintura plástica, espera al menos seis horas entre capa y capa. Si es esmalte, fíjate bien en las indicaciones del envase. No te lo tomes a broma porque una pintura que no haya secado bien, puede producir luego muchos defectos. Es mejor tener paciencia y esperar unas horas para poner todo en liza. Y no olvides de que si utilizas pintura monocapa no tendrás que darle una segunda capa aunque el bote quizá te cueste algo más.

Los últimos retoques

Dicen que en los grandes trabajos, lo que más cuesta son los pequeños detalles. Y cuando pintamos las casas también pasa esto. Son los últimos retoques con los que tenemos que tener mucho cuidado. Una vez todo está limpio, echa un vistazo a lo que has pintado. Coge un pequeño pincel o con un rodillo pequeño, arregla los posibles desperfectos que hayan podido quedar.

¿Qué te han parecido estos cinco consejos? Si los sigues a pie de la letra, no dudes de que ya estarás preparado o preparara para pintar tu casa, casi, casi, como un profesional.

Deja una respuesta