La mejor lista de electrodomésticos de hogar

La mejor lista de electrodomésticos de hogar

¿Quién puede decir que tiene suficiente tiempo al cabo del día como para acabar las tareas domésticas programadas, trabajar fuera de casa, atender a los niños en caso de haberlos, descansar y tener, al menos, 30 minutos para uno mismo? ¿Hay alguien que haya levantado la mano? Lo dudo mucho, por eso me parece de vital importancia gastar el dinero donde realmente hace falta y no digo esto porque me parezca mal que se gasta en otras cosas, cada uno hace lo que quiere con su bolsillo, pero me parece que cualquier dinero que nos ayude a ganar algo de tiempo siempre es un dinero bien invertido ¿Tú no?

La tecnología nos ha facilitado muchísimo la vida estos últimos años, pero aún hay personas que ven en ciertos electrodomésticos de hogar una especie de hucha sin fondo que lo único que hace es gastar dinero sin darnos nada a cambio y yo, como buena trabajadora, madre y ama de casa (al igual que muchas otras personas en este país), soy de las que apoya toda tecnología que sea capaz de regalarme minutos. Por eso, hoy os traigo la lista de electrodomésticos que me hacen la vida más fácil.

Un botón y listo

Los electrodomésticos de un botón y listo son aquellos que me permiten preparar las cosas en muy poco tiempo, darle a un botón, y olvidarme de esa tarea hasta que acaba el proceso. En esta lista incluyo:

  • Lavadora-secadora: está muy bien eso de tender la ropa bajo el sol en pleno verano pero la realidad es que no tenemos tiempo, ya veces ni espacio, para poder hacerlo. Por eso creo que las lavadoras-secadoras son todo un invento. Yo meto la ropa sucia, pongo el jabón, el suavizante, le doy a un botón y me olvido. Luego la recojo limpia y seca. ¿Qué más se puede pedir?
  • Robots aspiradores: me niego a perder el tiempo con la escoba o con el aspirador de mano. Puede que una vez al mes me decida a pasar el antiguo aspirador por los rincones más inaccesibles de la casa pero ¿a diario? No, de eso nada. Enciendo mi robot aspirador y me olvido. Yo tengo un modelo concreto que puedo programar para que se encienda a una hora concreta por lo que, cuando llego a casa después del trabajo, el robot ya ha hecho su trabajo y ha vuelto a su estación de carga. Podéis comprarlo en miles de superficies, yo os dejo el enlace donde lo compré yo hace unos meses: robot aspirador Conga 3090.
  • Robots de cocina: puede que como las lentejas de la abuela no sean, y puede que tampoco podamos hacer “de todo”, pero los robots de cocina nos permiten preparar los ingredientes el día anterior, dejarlo todo dentro programado y, sin hacer nada más que darle a un botón, tener lista la comida a la hora indicada. Para mí son pura magia.
  • Lavavajillas: ¿Sabéis la de horas que perdía yo a la semana fregando antes de tener lavavajillas? Ahora puedo perder 5 minutos diarios como mucho, llenando y vaciando el aparato y dándole a un botón que me permite tener más tiempo para mí y mi familia. No lo cambio por nada.
  • Cafetera: Sí, ya sé que me vais a decir que como la cafetera de antaño no hay nada y que los cafés que hace la clásica cafetera italiana no son comparables a nada pero ¿sabéis qué? A mí me saben muy bien los cafés que hace mi cafetera de cápsulas y solo tengo que darle a un botón para que me lo sirva bien calentito. Más tiempo ganado para mí.

Otros electrodomésticos

En esta lista incluyo otros electrodomésticos que, aunque no puedes olvidarte de ellos mientras trabajan, siguen dándote un tiempo precioso.

  • Microondas: yo nunca he sabido cocinar bien con el microondas pero tampoco lo necesito, me vale con que me caliente la leche de mis hijos y me descongele la carne cuando he olvidado sacarla con antelación del congelador.
  • Horno Pirolítico: Es un lujo, y sé que no es barato precisamente, pero eso de hacer un buen asado, de esos que te dejan el horno perdido de la grasa que suelta la carne, y luego darle a un botón y que se limpie solito es una pasada. Desde que lo tengo cocino más al horno que en la encimera, lo juro.
  • Vitrocerámica: la cocina a gas está muy bien pero era una asco estar cambiando las bomobonas de butano y eso de tener gas ciudad tampoco me convencía demasiado porque tendría que haber cambiado toda la instalación. Ahora, con la vistrocerámica (inducción que gasta menos electricidad) puedo cocinar sin tener que estar pensando si me queda o no gas, y sobre todo, no me paso dos horas limpiando los fogones: pongo un producto especial, paso la bayeta, y vitrocerámica limpia.

¿Y tú, añadirías algún electrodoméstico más?

Deja un comentario