La tecnología aplicada a la construcción

La tecnología aplicada a la construcción

El imparable progreso toca todos los sectores y aspectos de la vida de manera irreversible. En cualquier tipo de industria, el apoyo y soporte que ofrece la tecnología no pasa desapercibido. Sectores tan potentes como el de la construcción no podían dejar pasar los avances tecnológicos que pueden ser útiles a su servicio.

Quizá sea uno de los sectores que más se mantienen en la forma tradicional de hacer las cosas. Sin embargo, en los últimos años, la tecnología juega un factor importante a la hora de construir nuevos y sofisticados edificios. Sin obviar la tecnología aplicada al propio diseño de la estructura, cuyos potentes softwares destinados a tal fin, han dado como resultado construcciones impresionantes, no solo en ese aspecto, la evolución ha hecho presencia en el sector.

Como bien saben los expertos en construcción de Geneop, los materiales que se están creando mediante el uso de la tecnología, van a ser la revolución del sector en un corto plazo de tiempo.

Todos los adelantos tecnológicos con los que cuentan el sin fin de empresas vinculadas al sector, influyen de manera más o menos directa en los resultados de la construcción. La logística es uno de los sectores con mayor implicación cuyos procesos de trabajo se han visto notablemente favorecidos debido a la implantación de las nuevas tecnologías. Todos los factores generados por esta evolución influyen en la creación de empleo y de nuevos y numerosos proyectos. A buen seguro, en un futuro cercano, comprobaremos como debido a los avances, las construcciones verán reducidos sus costes tanto económicos como de tiempo.

Demos un repaso por las nuevas innovaciones tecnológicas del sector de la construcción, algunas ya implantadas por las empresas más innovadoras y otras, todavía en fase de desarrollo.

Innovación igual a avance

Innovar en materiales es la mejor manera de abaratar costes y maximizar los recursos disponibles. Dentro de este campo, el de los materiales, existen algunas novedosas e interesantes innovaciones que pueden dar como resultado final una importante revolución.

En primer lugar, vamos a destacar el cemento translúcido. Uno de los materiales por excelencia en el sector de la construcción. Este material de sobra conocido por todos, ha ido evolucionando con el paso del tiempo. En lugar de quedar obsoleto, se ha ido modificando y mejorando con la finalidad de adecuarlo a las necesidades de la construcción. El último paso es la creación de un innovador cemento translúcido. Todavía en fase experimental, este concreto polimérico, permite el paso de la luz y cuenta con unas características mecánicas que superan con creces al cemento tradicional.

A continuación, otra innovación tecnológica más que sorprendente: el hormigón autorreparable. Por increíble que resulte, la Universidad Tecnológica de Delf, ha desarrollado un biohormigón con la capacidad de repararse a sí mismo en caso de agrietarse. La introducción en el hormigón de cápsulas cuyo contenido en bacterias y lactato de calcio, generarán una reacción química en caso de que se produzca una grieta en el hormigón, la propia lluvia será la encargada de provocar dicha reacción.

En cuestiones de aislamiento el aerogel va ganando terreno al poliestireno. Este producto diseñado y utilizado dentro del sector de la ingeniería aeroespacial, se abre camino en el sector de la construcción. Similar en cuanto a textura se refiere al citado poliestireno, la solidez que presenta una vez endurecido, es similar al vidrio.

Otro gran avance y no solo tecnológico dentro del sector de la construcción, es la utilización y fabricación de materiales sostenibles. Cada día impera más el ser respetuoso con el medio ambiente en todos los sentidos. La construcción no podía ser menos. El auge de la producción de materiales que reducen las emisiones de CO2 y los modelos eficientes que se utilizan para su fabricación, se logra mediante el uso de materiales locales, reciclados o naturales. Además de que en su fabricación ya se tiene en cuenta su durabilidad, la menor producción de residuos y su reciclaje una vez finalice su vida útil.

Innovaciones técnicas

Las innovaciones y avances tecnológicos en el sector no solo se encaminan a la creación de nuevos materiales. Las técnicas de construcción también cuentan con su apoyo tecnológico, no solo en la maquinaria donde las aplicaciones informáticas también juegan un papel importante al que estamos más habituados.

El Modelado de Información para la Construcción, BIM por sus siglas en inglés, es por ahora lo máximo en tecnología aplicada a la construcción. Esta metodología colaborativa centraliza en una base de datos digital, accesible y totalmente actualizada en tiempo real, toda la información referente a la gestión y la construcción de la estructura. Esta metodología utiliza modelos 3D como base para planificar, diseñar y construir cualquier tipo de proyecto. Estos modelos permiten incluir las propiedades necesarias a cada componente del proyecto.

Dejando a un lado los dosieres y archivos relacionados a un proyecto, el uso de la metodología BIM, no solo ahorra costes y tiempo, si no que contiene en un mismo espacio toda la información relacionada con el proyecto y es accesible a todo el equipo. Sin duda uno de los grandes avances tecnológicos del siglo para el sector de la construcción, su implantación esta siendo cada día más aceptada y demandada.

Utilizado en otros muchos sectores y campos, la Realidad Aumentada, esta siendo de gran ayuda en el sector de la construcción. Poder visualizar sobre el terreno el resultado final, ayuda a reducir errores, costes y tiempo en la construcción. Nada como ver el futuro en el presente para poder tomar conciencia de las necesidades reales de la construcción.

La impresión 3D, también es de gran utilidad al sector. Aunque actualmente no se pueden imprimir edificios completos mediante esta tecnología, si es cierto que para la prefabricación de piezas y materiales si se aplica. Eso reduce tiempos en la producción puesto que uno de los avances en el sector es la utilización de materiales prefabricados.

Por difícil que resulte, existe un robot cuya misión es la de poner ladrillos sin parar. Entre sus otras utilizades, es capaz de poner adhesivo e incluso realizar cortes con gran precisión. Este prototipo concreto, diseñado por un australiano hace ya un lustro, esta construyendo sus primeras casas y a buen seguro, tendrá replicas en un futuro muy cercano.

Como no podía ser de otra manera, los drones también están al servicio de la construcción. Su autonomía, la posibilidad de incluir otros equipos en su propia estructura y su aplicación propia para llevar a cabo tareas complejas que reemplazan el factor humano, le dan cada vez mayor protagonismo. Todavía no ponen ladrillos pero se utilizan para la prospección de terrenos, la visualización del mismo y su posterior creación de contenidos visuales que pueden ser estudiados. Así mismo, ofrecen garantías de seguridad reduciendo los tiempos de acción, los costes y el riesgo operativo que conlleva la visualización aérea del terreno. A vista de pájaro, todo se ve mejor.

Por último el LIDAR de bolsillo, una herramienta superior debido a la precisión con la que es capaz de escanear una construcción y ofrecer la información necesaria para comprobar que todo esta en orden. Esta herramienta hace juego con la metodología BIM, ya que un escaneo proporcionara la información que certifique que el resultado se corresponde con el modelo digital. Apartando a los convencionales y aparatosos escáneres utilizados de forma tradicional, gracias a los gigantes tecnológicos Google y Apple, se ha hecho posible el desarrollo de una aplicación para el teléfono móvil. En este caso, como en muchos otros, menos, es más.

Estos son claros ejemplos de cómo la tecnología juega en beneficio de la sociedad y de la empresa. El sector de la construcción no podía ser menos y también cuenta con sus numerosos avances tecnológicos para evolucionar en todos los sentidos.

Deja una respuesta