Las tendencias más actuales

Los establecimientos de hostelería, unos comercios con normativas y elementos específicos

La cocina de un establecimiento de hostelería es el corazón del negocio y, por tanto, es fundamental contar con los elementos necesarios para llevar a cabo una gestión eficiente de la misma. Además, tal y como os iremos mostrando a lo largo de este post, este tipo de locales o comercios cuentan con unas normativas específicas que los hacen ser especiales frente al resto de actividades comerciales u hosteleras.

En este sentido os hemos querido preparar este post para acercaros un poco más al mundo de la hostelería y focalizándonos en sus cocinas podemos aprender más de cómo funciona este sector, así como también os enseñaremos sus peculiaridades. Para ello, a continuación, comenzaremos por mostraros algunos de los elementos imprescindibles que debe haber en una cocina de un establecimiento de hostelería.

  • Equipamiento básico: en primer lugar, es necesario contar con un equipamiento básico que incluya fogones, planchas, hornos, freidoras, campanas extractoras, lavavajillas, entre otros. Estos elementos, que podemos adquirir a proveedores como Bosch, Balay, Mayfriho o Teka, entre otros, son fundamentales para poder realizar las distintas preparaciones culinarias y garantizar la calidad de los platos.
  • Utensilios de cocina: los utensilios de cocina son herramientas indispensables en una cocina profesional. Se necesitan cuchillos, cucharas, espátulas, coladores, tijeras, peladores, entre otros. También es importante contar con recipientes para almacenar y conservar los alimentos.
  • Mobiliario: es necesario contar con el mobiliario adecuado para poder almacenar los alimentos y utensilios. En una cocina profesional, se deben tener mesas de trabajo, armarios y estanterías para guardar los ingredientes y los utensilios. Además, es necesario contar con una zona específica para el almacenamiento de los productos frescos.
  • Menaje de cocina: para servir los platos, se necesitan platos, vasos, copas, cubiertos, fuentes, bandejas y otros elementos de menaje. Es importante que estos elementos estén en buenas condiciones y sean de calidad, ya que de ello dependerá la presentación de los platos y la satisfacción de los clientes.
  • Sistemas de refrigeración: en una cocina profesional, es fundamental contar con buenos sistemas de refrigeración y que sean eficientes para conservar los alimentos en óptimas condiciones y evitar la proliferación de bacterias. Es necesario contar con frigoríficos y congeladores, así como con cámaras frigoríficas para almacenar los productos frescos.
  • Sistemas de ventilación y extracción: en una cocina se generan grandes cantidades de humo, vapores y olores que pueden ser perjudiciales para la salud. Por ello, es fundamental contar con sistemas de ventilación y extracción adecuados que garanticen la calidad del aire y la seguridad del personal.
  • Sistemas de seguridad: los establecimientos de hostelería deben contar con sistemas de seguridad que garanticen la protección de los trabajadores y de los clientes. Es necesario contar con extintores, detectores de humo, sistemas de alarma y otros elementos de seguridad. No hay que olvidar que las cocinas de gas que se utilizan en las cocinas de los restaurantes son mejores, pero requieren de seguridad adicional para que no haya ninguna desgracia.

¿Qué normativas debe cumplir la cocina de un establecimiento de hostelería?

Si bien es cierto que han ido cambiando con el paso de los años, la realidad es que la cocina de un establecimiento de hostelería debe cumplir con una serie de normativas y regulaciones para garantizar la seguridad alimentaria y la salud pública. En este sentido, como os imagináis, todos los elementos han ido avanzando tecnológicamente, así como hoy en día, conocemos mucho mejor cuales son los riesgos reales que entraña una cocina. Por ello, en la actualidad, algunas de las normativas más importantes que deben cumplir las cocinas de los establecimientos de hostelería son:

  • Normativas sanitarias: las cocinas de los establecimientos de hostelería deben cumplir con las normativas sanitarias que establecen las autoridades sanitarias. Estas normativas establecen las condiciones higiénicas que deben tener las instalaciones, los procedimientos de limpieza y desinfección, y las medidas de prevención de contaminaciones.
  • Normativas de seguridad alimentaria: las establecen las autoridades competentes y regulan los procedimientos que deben seguirse para garantizar la seguridad de los alimentos y bebidas que se sirven en el establecimiento.
  • Normativas laborales: estas establecen las condiciones de trabajo y seguridad del personal que trabaja en el establecimiento. Estas normativas incluyen la regulación de los horarios de trabajo, los períodos de descanso, la formación en materia de seguridad e higiene, entre otros aspectos.
  • Normativas ambientales: estas, al igual que las de seguridad alimentaria, las autoridades competentes y regulan las condiciones que deben cumplir las instalaciones para garantizar la protección del medio ambiente y la reducción de residuos y emisiones contaminantes.
  • Normativas de accesibilidad: también están diseñadas y establecidas por las autoridades competentes en la materia y en ellas se indican las condiciones que deben cumplir las instalaciones para garantizar el acceso y uso de los servicios por parte de personas con discapacidades físicas o sensoriales.
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Más comentados
Compartir
Galeria
Scroll al inicio