Una ruta por Praga

Una ruta por Praga

Hace unas semanas estuve en Praga. Qué gozada. Hablo sin haber estado en muchas otras ciudades, pero de momento, de las que he visitado, es la que más me ha gustado. Será por su aire romántico, por su mucha historia que corre por sus calles o por la compañía. Pero sin duda, Praga está entre mis favoritas. Hoy os quiero contar con un par de aspectos de la ciudad por si tenéis a la capital de la República Checa entre vuestras favoritas para viajar próximamente.

En mi caso fueron tres días los que estuve allí. Lo peor es que al vivir en Zaragoza y no tener vuelos directos tuve que ir a Barcelona para coger un avión. Llegué un día antes y me alojé en el Boria BCN. Por la mañana temprano nos fuimos al aeropuerto y en dos horas ya estábamos en Praga. Hablo en plural porque este viaje lo hice con mi pareja.

Primer día en Praga

Nada más llega a Praga comenzamos visitando la Torre de la Pólvora, del siglo XIII, la única que llegó hasta nuestros días de las 13 torres que defendían la ciudad. Entre 1875 y 1886 se realizó una restauración de la antigua torre, que hoy es un punto de referencia para locales y turistas. La verdad es que es una gozada. Además tuvimos suertes porque contratamos un free tour y la chica que nos tocó lo explicaba todo muy bien.

Luego seguimos con la ruta por la ciudad vieja. Allí visitamos la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn, ubicada sobre la plaza de la Ciudad Vieja, del siglo XIII. En el siglo XIV el arquitecto Parléê hizo algunas modificaciones, agregando elementos ornamentales en su fachada norte y el ventanal occidental. En al Ayuntamiento está el famoso reloj astronómico, un clásico de obligada visita. Mola ver su “paseo de los apóstoles” y sus figuras animadas, que son parte del atractivo de este reloj que dicen que es único en el mundo. Su leyenda es preciosa. Yo prefiero no contarla, mejor es que si vas, lo preguntes.

Para cenar te recomiendo que vayas a sitios típicos. Por supuesto yo no soy de ir a restaurantes de comida rápida. No lo hago en España y menos lo voy a hacer en Praga. Mi recomendación es que pruebes gulash, una especie de carne guisada con mucho sabor. Y cualquier tipo de carne, en mi caso, quedé muy contento con la de ciervo.

Segundo día en Prraga

Para el segundo día la visita será al barrio del Castillo de Praga. Este conjunto monumental está formado por varios edificios y las áreas circundantes: el propio Castillo, la Catedral de San Vito, el Convento de San Jorge, el Loreto, el Monasterio de Strahov, el Palacio Sternberg, el Callejón del oro, la Torre Daliborka. Es una gozada. También tiene un montón de historias.

Visita también el Palacio y los jardines de Valdstejn. Los interiores del palacio son de estilo italiano, y muchas de sus paredes están decoradas con frescos. La Sala de los Caballeros es una de las más impactantes.

Tercer día en Praga

El día 3 de nuestra ruta por Praga partimos en barco desde el embarcadero situado en Rasinovo Nabrezi hacia Troja, donde pasaremos el día. Visitamos el Palacio Troja, el Zoo de Praga y el Jardín Botánico. Por la noche no puedes dejar pasar una visita en barco por el río Moldava. Además verás el famoso puente de Carlos en su mayor esplendor.

Ahora bien, algunos consejos para que te desenvuelvas bien. En primer lugar, hay que dar, o por lo menos se agradece, propina en los bares. Piensa que sus salarios son muy ínfimos, unos 500 euros al mes, y la gente lo agradece. No te asustes si ves que los praguenses no son muy simpáticos. No es por tu culpa. Son así. Dicen que es porque son desconfiados, pero en mi caso, no tuve ningún problema. Ahora bien, no te esperes el arte andaluz. Y por último, si vas en invierno, lleva ropa de abrigo. Quizás por las mañana no lo notes, pero con la caída del sol, allá por las 6, ya comienza a refrescar, llegando las temperaturas a estar cuatro grados bajo cero. Son algunas características que tienes que sabe antes de ir a Praga.

Espero que esta miniruta te haya gustado. Insisto en que si viajas a Praga vas a quedar enamorado de la ciudad.

Deja un comentario