Detalles para hacer de tu casa un lugar más acogedor

Detalles para hacer de tu casa un lugar más acogedor

Si te acabas de comprar una casa o estás pensando en hacerlo, tienes que saber que gran parte de los gastos no se irán únicamente el presupuesto que has destinado para la adquisición de la misma, sino que tendrás que ahorrar una parte para poner los muebles y hacer las reformas necesarias, así como luego ir incorporando detalles para hacer de ese espacio tu verdadero y acogedor hogar. Para el tema de los muebles, nosotros os recomendamos comprar en Círculo Muebles, una tienda online con más de 60 establecimientos por toda España donde encontraréis un amplio abanico de piezas de gran calidad a precios inmejorables. Pero los detalles para hacer acogedora vuestra casa tendréis que ir seleccionándolos poco a poco porque son los que de verdad darán vida y ese toque personal a la misma.

Si la casa que os compráis es de segunda mano, algo muy básico para que la sintáis vuestra es que le deis un lavado de cara a vuestro gusto. No es nada caro y es muy sencillo. Basta simplemente con pintarla de los colores que más os gusten (y la pintura podéis incluso cogerla por internet en Multipinturas) y si es posible cambiar el suelo y las puertas, es decir, la carpintería. Como os decimos, es sencillo. Seguramente algunos de vuestros amigos lo vean hasta como una experiencia divertida y se apunten para echaros una mano. Si tenéis el piso vacío podéis pintarlo en un mismo fin de semana. El suelo, por su parte, es algo más complicado de poner, pero al igual que para las puertas existen muchos tutoriales en internet donde os explican cómo instalarlo. En las grandes tiendas de bricolaje podéis comprar tarima por metros cuadrados o incluso suelo vinílico que la imita y que se puede pegar sobre el que ya tenéis. De esta forma vuestra casa resultará mucho más cálida de un simple vistazo.

Otro de los detalles que da calidez de hogar a una casa son las alfombras. Eso sí, hay que elegirlas con cuidado y no pasarnos con los diseños demasiado originales ni con el exceso de largo en el pelo de las mismas. Debajo y por delante del sofá, bajo la mesa del comedor, en el pasillo o en las habitaciones nos darán un toque perfecto. Eso sí, las alfombras son muy sucias. Hay que tenerlo muy en cuenta si nos hacemos con una y sobre todo si tenemos mascotas en casa, ya que sueltan mucho pelo. Si las alfombras tienen suciedad, darán muy mal aspecto a la casa, así que hay que tener presente que las debemos limpiar con asiduidad o directamente prescindir de ellas. Lo más práctico para no rompernos mucho la cabeza es comprar una aspiradora de esas que se pueden programar para que funcionen solas a cierta hora del día en la que menos molesten y esté todo limpio cuando lleguemos.

Asimismo, las cortinas aportan también un toque especial a la casa, por encima de los estores, que se relacionan con algo más juvenil, como los pisos de solteros. Aunque parezcan un elemento caro, muchas tiendas de muebles las venden a buenos precios o incluso nosotros mismos podemos adaptarlas a las medidas de nuestras ventanas con una máquina de coser, ya que no hay que hacer ninguna virguería, simplemente cortarlas si es necesario y rematarla. Hay unos muñecos muy graciosos llamados abrazacortinas por la postura que adoptan, enrollando la mitad de la cortina entre sus brazos para mantenerlas abiertas. Este detalle podría dar otro toque de personalización a la casa.

Recuerdos de nuestra vida

Personalizar una casa es complicado para hacerlo con gusto. Todos tenemos recuerdos pero no siempre quedan bien expuestos a la vista de todo el mundo que venga a visitarnos. Incluso a nuestros ojos algunos regalos a los que tenemos cariño pueden parecernos cutres, como la famosa flamenca que lucían antes muchos televisores con fondo o el tapete de ganchillo. Pero ¿por qué no traernos algo especial y con gusto de cada viaje o de cada experiencia que nos marque? No tiene por qué ser típico de la zona, simplemente evocarnos ese recuerdo. Desde cristal de Bohemia si visitamos Praga hasta una bonita bola del mundo traída de cualquier lugar con la que hacer tope a los libros en la estantería.