Las arrugas mandan en Navidad

Las arrugas mandan en Navidad

Los meses de frío son especialmente duros para las personas mayores por el hecho de que el físico es cada vez más sensible a los cambios de temperatura. Sobre todo en las áreas cercanas al Mediterráneo, ya que los cambios de temperatura suelen ser bastante bruscos en esta época del año, en la que se produce el famoso “veranillo de San Martín”.

Pasado ya noviembre y estando en plena recta hacia las festividades navideñas es necesario hablar de una situación que afecta a las personas mayores, como es el hecho de que se deben de preparar para recibir a las familias en casa. Esto es común, ya que es lo que mi progenitor llama el terreno neutral dónde toda la familia se puede sentir a gusto.

Pero lo cierto es que no siempre es fácil hacer que las fiestas navideñas salgan sobre ruedas, ya que suelen haber redecillas familiares que hacen que el ambiente no sea el mejor. Y esto puede llegar a ser un problema si no existe una buena comunicación entre los miembros de la familia, siendo esta una de las causas que más perjudica a la convivencia.

Ser conscientes de ello implica muchas veces que la familia planifique o diseñe las líneas de las celebraciones antes de comentárselas a las personas mayores, para que estas se tengan que preocupar por los mínimos asuntos posibles y puedan hacer lo que realmente le gusta, ya sea cocinar, entretener a la familia o decorar la casa.

Para ello hoy ofrecemos unos consejos para que durante estas fiestas las personas mayores de tu familia puedan sentirse cómodas y queridas, en un ambiente dónde poder disfrutar de la comida, la familia y los buenos recuerdos de otros años que salen a la luz una vez que la celebración está en marcha.

Su comodidad te da tranquilidad

El primer consejo que podemos dar es que no hay que alterar excesivamente la rutina diaria. Los mayores se crean ciertos hábitos a los que dan mucha importancia, y quitárselos en pro de algo que no les interesa mucho puede enfadarlos y alterarles, incluso si se producen en sus mismos domicilios. Es importante conocer estos hábitos, así como sus limitaciones, para no darles una carga excesiva de trabajo preparando los preparativos de las celebraciones.

El espacio es un elemento muy personal para las personas mayores, sobre todo cuando las personas viven en residencias o en apartamentos tutelados. Estos últimos son una opción propicia para las pequeñas familias, ya que ofrecen todo lo necesario para hacer una vida normal y tutelada por expertos, siendo ofertados por empresas especialistas en geriatría. SanVital es una de estas empresas, especialistas en ofrecer servicios personalizados en atención a las necesidades de cada cliente.

Una de las rutinas que deben de variar únicamente en los eventos especiales es la alimentación, y es que en navidades hacemos excesos en el consumo de comidas y alcohol, algo que debemos de controlar, pero no eliminar en nuestros mayores. Es importante que los mayores disfruten de los alimentos que no comemos semanalmente a pesar de que no sean beneficiosos para la dieta, eso sí, reduciendo su consumo. Es importante tener en cuenta que el alcohol puede ir en contra de algunos tratamientos con medicamentos, así que es importante tener esto en cuenta. Y, sobre todo, tenemos que evitar que los excesos se produzcan durante las cenas.

Hemos hablado de la medicación, pero tenemos que comentar que en estas fiestas muchas personas mayores dejan de lado la medicación por intentar excederse un poco. Esto es algo que no debemos permitir porque se pueden derivar graves problemas de salud. Por tanto, es recomendable poner alarmas para recordar nosotros que tenemos que estar al tanto de la medicación.

También es muy importante que en las Navidades encontremos un rol a aquellos mayores que, debido a diferentes dificultades, no puedan hacer su día a día con normalidad o no puedan tener el rol principal que años atrás ostentaban en estas fechas. Es fundamental que ellos tengan un papel protagonista, que les escuchemos, que les demos su tiempo y lugar y que siempre reforcemos aquellos aspectos positivos de su carácter o acción diaria, mitigando los aspectos negativos de cumplir años.

Deja un comentario